Cualquiera que haya trabajado alguna vez desde su casa comprende las frustraciones y las problemas que supone ser productivo en el mismo espacio donde cocinas o duermes. Trabajar en pijama puede parecer ideal, pero sin un espacio definido donde trabajar puede resultar difícil ser productivo. Ya sea que trabajes desde tu casa de vez en cuando o a tiempo completo, es importante tener un espacio dedicado donde puedas trabajar sin distracciones. Un espacio bien diseñado no sólo debe verse bien, sino que debe ser sobre todo funcional. He aquí algunos consejos para crear una oficina en casa :

Planifica el espacio

Para crear una oficina en casa funcional, la planificación espacial es clave, especialmente en una habitación pequeña. Para empezar, haz una lista de todo lo que necesitas. Tómate tu tiempo para pensar en tus necesidades específicas. Si no necesitas estanterías, déjalas fuera de la lista. Una vez que tengas tu lista, comienza a imaginar la distribución de tu espacio. Si no ves claro dónde debe estar el escritorio, mueve una silla alrededor de la habitación y siéntate en ella. Esto te ayudará a decidir dónde colocar el escritorio, ya sea frente a una pared, una ventana o mirando hacia la puerta. Este es tu espacio, así que elige un diseño que te resulte cómodo. Una vez que hayas decidido dónde debe estar el escritorio, coloca otros muebles alrededor de él de una manera que tenga sentido para tu forma de trabajar y no moleste tus movimientos en la habitación.

Ajusta el estado de ánimo con el color

Si deseas un ambiente moderno y diferente en tu pequeña oficina, recuerda que el color es una herramienta poderosa para lograrlo. Si deseas sentirte relajado y tranquilo en tu espacio, prueba un blanco suave o azul claro en las paredes y utiliza muebles de colores neutros y claros. Si quieres sentirte con energía mientras trabajas, prueba un escritorio o alfombra amarilla y usa colores neutros para paredes y accesorios. Si deseas crear un ambiente más envolvente y contemplativo, intenta pintar las paredes de verde oscuro, azul, o incluso negro y prueba con muebles de colores claros y de diferentes texturas.

Considera tus necesidades de iluminación

La mayoría de nosotros miramos fijamente a una pantalla todo el día y, por lo tanto, es posible que no pensemos demasiado en la iluminación de la habitación durante todo el día. Si tu oficina tiene mucha luz natural, es posible que no necesites más que una lámpara de escritorio para satisfacer tus necesidades. Sin embargo, si tu habitación no está iluminada de forma natural durante todo el día, ten en cuenta cómo utilizar el espacio y qué tipo de luz necesita mientras trabajas.

Asegúrate de que las bombillas tengan la misma temperatura de color. Sugerimos bombillas de la gama 2500-3000K para una luz blanca suave que imite la luz natural del día.

Personalizala

En cualquier oficina, a la mayoría de la gente le gusta personalizar su espacio. Una de las ventajas de tener una oficina en casa es que tienes la oportunidad de hacerlo tan personal como quieras!

Siéntate libre de llenar tu oficina en casa con fotos de tu familia, amigos, viajes y mascotas. Cualquier imagen puede funcionar bien en para crear la sensación minimalista moderna pero a la vez darle un toque cálido y familiar.